Comparte ese artículo

Consejos básicos

El objetivo de la campaña es aportar una serie de consejos básicos al ciudadano para, al menos, minimizar los riesgos de ser víctimas de un robo. Entre ellos se encuentran inculcar hábitos tan elementales como cerrar los accesos con llave, activar la alarma y todas aquellas medidas de seguridad de las que se encuentre dotada nuestra propiedad, incluyendo ausencias cortas.

Marcadores en la puerta

Cuantos más elementos de seguridad dispongamos, menor son las probabilidades que nuestro hogar sea el inmueble seleccionado por los delincuentes, que se afanarán en buscar objetivos que implique una menor inversión de tiempo y herramientas. De ahí que sea de vital importancia contar con bombín con certificado de calidad, puertas blindadas o acorazadas,  cerrojos para ventanas correderas, cerrojos y mirilla electrónica.

Resulta conveniente acompañar estas medidas de seguridad programando luces, radio o televisión para que se enciendan o apaguen automáticamente, dando nuestro hogar apariencias de habitalidad.

Los delincuentes no siempre aprovechan nuestra ausencia para desvalijarlos. En ocasiones usan el ingenio para ganarse la confianza de sus víctimas y engañarlas hasta lograr su objetivo de desvalijar sus moradas. Un procedimiento habitual es hacerse pasar por  revisores y técnicos en el domicilio sin cita previa.  Ante cualquier duda lo mejor es no dejarles pasar, digan lo que digan, y dar aviso a la policía.
Un error habitual que comete mucha gente es divulgar en redes sociales o anunciar en el contestador telefónico o en el estado del Whatsapp nuestro planes de ausentarnos de casa por vacaciones. Sin quererlo, estaremos dando una información muy útil a los ladrones para que realicen una visita ‘inesperada’ a nuestros hogares mientras disfrutamos de unas idílicas vacaciones. En definitiva, no conviene divulgar nuestra ausencia a los vecinos, sólo nuestros allegados deben saber cómo y dónde pueden localizarnos.

Los objetos de valor y dinero se deben guardar en un lugar seguro o dejarlo a buen recaudo en alguna entidad de crédito. Si es posible, es aconsejable que alguna persona de confianza vacíe el buzón de correo. Un buzón rebosante de cartas es una señal inequívoca que su moradores hace tiempo que no pasan por ahí.

Al irse debe comprobar que la puerta y las ventanas están bien cerradas, no dejar señales de que la vivienda está desocupada. No baje totalmente las persianas. La Policía aconseja hacer una relación detallada de objetos de valor, joyas, aparatos audiovisuales, ordenadores, etc… con sus números de serie y/o inscripciones, para facilitar su identificación en caso de ser recuperados tras un robo.

curso criminología emagister h50

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí