Comparte ese artículo
Hoy hablamos con Noelia Colmenarejo, policía Municipal de Madrid desde hace más de 12 años, especializada en el seguimiento de casos de violencia de género y doméstica desde hace más de 10
h50 publica esta entrevista realizada por la mujer que se encuentra detrás del perfil de Instagram @laflordehielo. Una guerrera, escritora y defensora de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
  1. Que es la Violencia de Género por poderes? Estoy segura de que muchas mujeres y hombres lo han sufrido y ni siquiera saben que existe.

Es un tipo de violencia psicológica en el cual se utiliza a la justicia y sus resquicios legales, sus plazos y demoras, su doble lectura de la ley, lo “alegal”, lo difícil de demostrar… para de esa manera acosar a través de múltiples denunciad falsas en las que con ellas se consigue desgastar a la víctima obligando a la misma a perder su tiempo yendo a los juzgados a defenderse de algo que no hizo, gastando dinero en abogados para defenderse, y en definitiva machacando a la víctima psicológicamente, e impidiéndola rehacer su vida. Con ellos el maltratador consigue seguir teniéndola sometida y de ese modo que la víctima sepa que él sigue ahí y que no le importa las consecuencias de multas, detenciones, órdenes de alejamiento o incluso acabar en prisión…  el único fin del maltratador es hundir a la persona que sufre este tipo de violencia. Es un acoso que sin ayuda nunca terminará… En mi opinión mucho más duro que una violencia física en muchos casos.

Es un término bastante desconocido y mucha gente se siente “rara” cuando sufre este tipo de malos tratos, ya que piensa que eso solo le sucede a ella o a él, y por desgracia existe mucho más de lo que podría imaginarse.

  1. ¿Cómo es el protocolo a seguir cuando es un hombre el que denuncia un maltrato o violencia por parte de la mujer? ¿Se actúa también con la detención de esa persona?

El protocolo en ese caso es bastante similar, a pesar de la creencia de que es al contrario. Si una mujer ejerce malos tratos a un hombre, esta es detenida. Es cierto que el posterior trato en los juicios, no va por la vía preferente y no se realiza un “juicio rápido”, pero la policía siempre va a ayudar a cualquier persona que tenga esa necesidad, hombre y mujer. Es cierto que, en la gran mayoría de nuestras detenciones y expedientes, la víctima es la mujer y por ello existen más recursos y se hace más hincapié en la protección de la mujer, para que no se olvide que la “violencia de género”, (la violencia hacia la mujer simplemente por el hecho de ser mujer) existe y aún queda mucho por avanzar socialmente, pero existen protocolos de protección para mujeres y para hombres, al igual que para hijos, padres y cualquier conviviente en el entorno familiar.

  1. ¿Qué le llevó a escribir está historia? ¿Por qué ha tardado tanto en terminarla?

En mi experiencia como policía Municipal, he visto todo tipo de situaciones relacionadas con el tema de violencia de género o doméstica, agresiones, violencia psicológica, acoso…  y demás tipos de violencia que estamos acostumbrados a escuchar, pero que no por ello pierden importancia. No obstante, este caso superó a otros, no por la agresividad física en sí…  sino por los años que duró…  Mas de 6 años en los que sucedieron todo tipo de acontecimientos y por los que constantemente escuchaba, “esto es para escribir un libro” “esto es de película” y es que realmente en ocasiones la realidad supera la ficción…  Yo una película no puedo hacer, pero si escribir un libro para hablar en voz alta de como la policía Municipal trabaja en estos casos y también explicar lo que se denomina “violencia de género por poderes”. El libro aparte de ser narrado por mí, la policía que lleva el caso también expone un supuesto punto de vista del agresor.

Este libro también lo escribí para desahogar todo lo sucedido, ya que creo que es una historia que debe conocerse para que la sociedad reflexione, pero que también nos implicó mucho a la policía y nos afectó, así que decidí empezar a escribirlo como una especie de diario, pero al final me animé a intentar publicarlo en papel para poder ayudar con él… y el motivo por el que tardé tanto fue en sí por la duración de la historia y por frustración, por la que en varias ocasiones dejé de escribir y pensé en olvidarme de este proyecto.

  1. ¿Cree que las mujeres son más machistas y controladoras que los hombres?, ¿cree que la educación que seguimos recibiendo hombres y mujeres es completamente diferente??

No creo que las mujeres sean más machistas que los hombres, ni más controladoras. No obstante, sí creo que las mujeres machistas es algo que perjudica mucho, ya que para acabar con las desigualdades debemos trabajar juntos en ello, hombres y mujeres, pero si las propias mujeres no creemos en ello, es un problema de verdad.

Creo que la educación como en todo es fundamental a la hora de terminar con esta problemática, y aunque ahora la educación cada vez está mas orientada a la igualdad, queda mucho por recorrer, empezando por los pequeños micromachismos y continuando con la lucha por lograr que hombres y mujeres no “discutan” sobre estos temas como si fueran enemigos, ya que todos somos personas y lo único que debería caber es la colaboración en ello.

  1. ¿Cree que es posible una liberación de los tabúes que aún existen sobre el tema de la violencia?

Claro que es posible, como he dicho no es fácil y hace falta mucha educación, pero hemos avanzado mucho y confío en que se siga trabajando y lleguemos a eliminar esos tabúes pronto.

  1. ¿Realmente cree Noelia que es un cambio de la sociedad o algo que debería empezar a cambiar en el núcleo familiar?

Si, por supuesto. Vuelvo a lo mismo, la educación en todos los ámbitos es imprescindible, pero al final la que más cala y llega más lejos es la educación en nuestras casas ya que pequeños detalles como ver que aún se sigue pidiendo a la hija que colabore en las labores del hogar y al hijo no, es más común de lo que pensamos, y obviamente sin esos pequeños cambios, será imposible lograr los grandes.

La base de lo que somos, lo heredamos de nuestra familia, así que es más que importante cuidar esa educación en el entorno familiar y por tanto, no solo educar en los colegios, sino que hay que conseguir que esos cambios lleguen a todas las casas.

  1. Cuando los protocolos no se cumplen, por ejemplo: Una mujer denuncia violencia de género hacia su pareja y no es detenido, ¿Es posible? ¿Qué sucede cuando hay un juicio rápido y el denunciado no se presenta?

Cuando una mujer denuncia violencia de género, el autor es detenido, obviamente con conocimiento de causa. Una vez puesta dicha denuncia, la víctima es citada para juicio, que suele ser al día siguiente en la mayoría de los casos. El detenido es puesto a disposición judicial directamente después de la detención, es decir, no se le pone en libertad hasta que no se ha celebrado ese juicio rápido.

Si por algún motivo no se ha podido localizar al agresor después de la denuncia, se activa un protocolo de seguridad y una vez celebrada la vista del juicio rápido, el juez podría decretar normalmente la “busca y captura” de esta persona.

  1. ¿Cuántos casos conoce como el que relata en su libro?

No sabría decir un número y cada caso es diferente, pero si es cierto que son muchos más de los que podemos imaginar, los casos que tienen tintes parecidos y en los que los policías debemos implicarnos mucho más para poder ayudar a la víctima.

  1. ¿Hay algún caso que sea sencillo? 

Es complicado contestar a eso, ya que para la persona que ha sufrido los malos tratos nunca es sencillo. Pero si es cierto que puedo decir que, por suerte, la mayoría de los casos en los que se interpone la denuncia, los malos tratos, el acoso…para. Con el seguimiento comprobamos que un 90% de los casos no vuelven a dar “problemas” y la mujer (que son la mayoría de los expedientes que tenemos) o el hombre puede empezar a retomar su vida con normalidad.

Siempre hay que denunciar, porque, en cualquier caso, todo va a ser más sencillo para esas víctimas de lo que ha sido hasta ese momento, lo aseguro.

  1. Su opinión personal sobre estos casos de víctimas de violencia…

¿Qué haría usted sobre el poder judicial, creé que habría que cambiar algunas leyes para agilizar los juicios?

Por desgracia un 10% de los casos son más complicados y no finaliza el acoso con la denuncia. No obstante, a pesar de lo que puede llegar a complicarse todo, nosotros estaremos ahí y lo haremos más fácil hasta conseguir que todo acabe bien. Desde que se interpone la denuncia, ya está quedando menos para que todo acabe bien, eso es lo que quiero que la gente piense.

Y opino que la justicia, los tiempos, las resoluciones, medidas y demás recursos…aún tienen mucho que avanzar para conseguir que este tipo de casos sean más fáciles de resolver, ya que esos tiempos todo lo empeora. Así que efectivamente deberían cambiar las leyes y protocolos que regula esto, para asegurarnos que todo esté más agilizado.

  1. Quiero destacar el mensaje que lanzo en mi libro.

En mi libro un currículum perfecto, lanzo varios mensajes, pero hay uno que me preocupa bastante: ¿Cómo la sociedad puede contribuir? ¿Cómo podemos ayudar? a lo largo de esa entrevista ya he dicho lo importante que es posicionarse en el lado de la persona que necesita la ayuda cuando somos participes de unos malos tratos, eso es algo que para mí es fundamental y es lo que me gustaría, que toda la sociedad se concienciara, ya que no nos estamos metiendo donde no nos llaman, es que “nos han llamado”, lo hemos visto por suerte para la víctima y tenemos que actuar.

Por otro lado, quiero concienciar de la importancia de las opiniones y de la forma de prejuzgar que tiene la sociedad, en general en todos los ámbitos y en particular en este ámbito, la violencia de género. Siempre se escucha a personas que acusan o sentencian sobre la denuncia de una mujer, cuestionan en muchas ocasiones sin conocer la situación, sobre si le ha denunciado con ánimo de arruinar la vida al hombre y parece que se habla más que de los malos tratos. Estos casos son un porcentaje mínimo, nosotros obviamente la Policía también los investigamos y aunque puntualmente hay mujeres que mienten y hay hombres que mienten, nosotros la policía, quede claro que siempre vamos a intentar detectar estas mentiras, porque es parte de nuestro trabajo y también vamos a ayudar a la persona que lo necesite sea hombre o sea mujer.

No obstante, ese tipo de comentarios acusando a la mujer, solo por el hecho de acusar, a quien perjudica es a la inmensa mayoría, y esta mayoría son a las mujeres que realmente necesitan ayuda (ya que a las mentirosas esos comentarios les dan igual porque ya saben que mienten). Estos comentarios hacen daño porque se convierten en un miedo añadido, ya que, a la hora de decidir interponer una denuncia, a parte del miedo al agresor, tiene miedo a que no salga el proceso bien, a que la justicia no la crea, a que la sociedad la juzgue y se la señale como mentirosa. De ese modo y por esos miedos, la mujer está aislada y maltratada psicológicamente por el agresor y además por la sociedad que la juzga.

Esto me hace plantearme… sí una víctima tiene miedo a la sociedad, es que no se están haciendo bien las cosas, porque a todo el mundo nos gusta juzgar y opinar demasiado, y a veces con ello se puede hacer mucho daño. Por eso me gustaría dar que se pensara y reflexionara sobre eso también.

  1. Y por último quiero destacar otra cosa importante

La policía siempre va a ayudar a estas personas que necesitan nuestra ayuda y por ello no quiero que tengan miedo de denunciar nunca, sean malos tratos por una violencia de género o cualquier otra situación peligrosa, tenga que ver o no tenga que ver con esta temática. Por suerte en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y sobre todo en lo que me toca qué es la Policía Municipal de Madrid, hay un entramado que encaja perfectamente y que por nuestra parte (hablo de lo que conozco) aparte de todos los servicios que hay alrededor intentando ayudar a estas personas, por nuestra parte estamos preparados y seguiremos mejorando para ayudar a que toda persona que necesita ayuda. Así que por favor ayudar a la policía a protegeros, no tengáis miedo, nosotros os ayudaremos.

Es decir, que a pesar de que todavía queda muchísimo por mejorar y es fundamental la educación y el estudio de las leyes para que todo encaje perfectamente, y de este modo se castigue más duramente al mentiroso y se ayude con más fuerza a la persona que necesita su ayuda, la denuncia siempre es el comienzo de la solución.

Opinión (@laflordehielo)

Me he leído el libro en dos noches, el libro da mucho que pensar de esas cosas que todo el mundo debería denunciar y no callar, el maltrato psicológico es tan brutal que la sociedad no comprende la violación de la mente es más fuerte que una paliza o un bofetón en un momento de rabia.

Y cuando comencé el libro no quise posicionarme a ningún lado, pero si es cierto que yo conozco un Aníbal y me doy cuenta del parecido indiscutible que hay, la falta de sentimiento, la maldad que emana desde lo más oscuro del ser y siempre he pensado que uno puede ser que se haga o que ya vengas con esa patología del hacer el mal sólo por disfrute personal.

La realidad con la que se ve la vida desde los ojos equivocados, las alteraciones y el ego de ser superior es tan alucinante como aterrador al mismo tiempo.

Bajo mi forma de pensar y teniendo tan cerca ” Aníbal ” pienso que a pesar de todos los medios que la policía tiene a su alcance sigo pensando que a veces el protocolo falla. Sé de algún caso dónde las medidas de detención inmediata hacia el hombre no se hicieron, ni que al faltar al juicio se le pusiera en “busca y captura” y que a pesar de unas cuantas denuncias él sigue de rositas cómo si ella fuera la que se inventa todos los “supuestos hechos”, y el acoso continúa después de varios años; por eso su libro me ha tocado algo por dentro, se parece tanto a lo relatado por usted que parecen dos copias.

Creo que este tema se debería hablar muchísimo en las escuelas e institutos donde el control de algunos adolescentes sobre sus parejas es un nivel demasiado alto como para pasarlo como si fueran casos aislados. Realmente no sé si pensar que hay más maltratos de los que realmente se denuncian.  ser algo “normal” en la vida cotidiana de las familias.

Los niños son muy agresivos desde mi punto de vista ya no sé si cuando yo era pequeña había tantos casos de agresiones infantiles o es que la sociedad en vez de avanzar retrocede a pasos agigantados a la destrucción de nosotros mismos.

Las mujeres sufrimos este maltrato constante y siempre desde alguien cercano al entorno familiar, es como un secreto a voces, pero al mismo tiempo silenciado y protegido.

Yo admiro la profesionalidad de la policía y creo que ser objetivo sin implicarse sentimentalmente debe ser durísimo, estar conociendo cada día tantas injusticias, la paciencia infinita de sus actuaciones y recibiendo amenazas como se leen en el libro, no me imagino tan nervios de acero para no perder los papeles o contestar realmente lo que ustedes piensan.

El libro yo por mi parte lo he recomendado a mis círculos sociales, siempre hay alguien que conoce a alguien que seguro que le puede echar una nueva visión a su vida y coger fuerzas. De esas que llevamos dentro para dar el paso y acercarse a una comisaría y denunciar. Una denuncia donde si te van a señalar con el dedo y te van hacer sentir culpable pero al mismo tiempo te sientes liberada y te quitas la carga del silencio, de los motivos por los que sufres y las ganas de gritar.

Que te señalen mientras tú sepas toda la verdad… la opinión ajena a ti ya sólo son susurros lejanos.

Espero Noelia Colmenarejo que su libro haga remover las conciencias, que todos juntos hacemos muchos poquitos para seguir avanzando, aunque sea muy muy lento.

Muchísimas GRACIAS por luchar contra esta lacra.

Muchas GRACIAS a la POLICÍA MUNICIPAL por su apoyo, su dedicación y apoyo moral a todos los que sufren VIOLENCIA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí