El homicidio más conocido de la humanidad

2
994
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Por Isaac Llorente Blanco

Uno de los hechos que más intriga dentro de la Biblia es el pasaje del Génesis, en el cual se relata uno de los homicidios más conocidos por la humanidad, la muerte de Abel en manos de su hermano Caín.

Mi pasión por la investigación criminológica ha desencadenado estas líneas. Empecemos por el capítulo 4 del Libro del Pueblo de Dios (Biblia) el cual relata los siguientes hechos:

CAÍN Y ABEL

  1. El hombre se unió a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín. 2. Más tarde dio a luz a Abel, el hermano de Caín. Abel fue pastor de ovejas y Caín agricultor (…) Caín dijo a su hermano Abel: “Vamos afuera”. Y cuando estuvieron en el campo, se abalanzó sobre su hermano y lo mató. 9. Entonces el Señor preguntó a Caín: “¿Dónde está tu hermano Abel?”. “No lo sé”, respondió Caín” ¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?” 10. Pero el Señor le replicó: “¿Qué has hecho? ¡Escucha! la sangre de tu hermano grita hacia mí desde el suelo”. 11. Por eso maldita seas lejos del suelo que abrió sus fauces para recibir la sangre de tu hermano derramada por ti. 12. Cuando cultives, no te dará más su fruto, y andarás por la tierra errante y vagabundo”.

SENTENCIA

Según estos versículos, después de que Caín fuera interrogado por el Señor (que es su padre Adam) y a la vista de la escena del crimen donde apareció la sangre de Abel en el suelo, lo que evidenciaba una muerte violenta, Adam dictó su sentencia, el destierro.

La envidia junto con el rechazo de su padre pudo ser lo que provocaría la ira que empujo a Caín a matar a su hermano Abel. Caín y Abel representan al gremio de los labradores y de los pastores respectivamente. Fue posiblemente en esta época, a orillas del río Éufrates, donde se radicalizó la lucha entre estas dos formas de vida por la tierra fértil.

Pero… surge una pregunta ¿Por qué el Señor castigo a Caín con el destierro y no lo que marcaba la Ley, que era la pena de muerte?

Para responder a esa pregunta hay que analizar las penas que se imponían en aquella época por matar a otra persona. En el Éxodo 21 encontramos un pasaje sobre el homicidio y el derecho de asilo, donde se dice lo siguiente:

  1. “Quién hiera mortalmente a un hombre, será castigado con la muerte” 13. Si no lo hizo con premeditación, sino que Dios dispuso que cayese en sus manos. Yo le señalaré un lugar en el que podrá refugiarse el homicida. 14. Pero si alguien tiene la osadía de matar alevosamente a su prójimo, hasta mi altar deberás sacarlo para que muera.

PENA DE MUERTE

Más adelante en el levítico 24 sobre la Ley del Talión, expone: 17. El que hiera mortalmente a un hombre, será castigado con la muerte.

En el libro de Números 35. 22 en adelante, habla sobre el procedimiento legal a seguir por parte del homicida que por accidente y no por rencor mata a una persona, a lo que dice expresamente:

  1. Pero si hirió fortuitamente, sin que mediara enemistad, o si le arrojó algún objeto sin intención de alcanzarlo, 23. o si dejó caer sobre él, inadvertidamente, una piedra capaz de matarlo y de esa manera le causó la muerte, sin tener odio contra él, y sin desearle ningún mal, 24 la comunidad juzgará, conforme a las reglas, entre homicidas y vengador del homicidio, 25. y librará a aquel de las manos de éste. Luego la comunidad lo hará volver a la ciudad refugio, a donde había huido, y él permanecerá allí hasta la muerte del Sumo Sacerdote…

Es de importancia reseñar que para el castigo de una persona es necesario la presencia de al menos dos testigos, como se expone en números 35. 30:

  1. Si alguien mata a una persona, el homicida será condenado a muerte por la declaración de testigos, pero el testimonio de uno solo no bastará para condenar a muerte a alguien.

Y en el Deuteronomio cuando habla sobre los testigos:

  1. No basta un solo testigo para declarar a un hombre culpable de crimen o delito; cualquiera que sea la índole del delito, la sentencia deberá fundarse en la declaración de dos o más testigos.

CONCLUSIÓN

Después de leer detenidamente estos pasajes de la Biblia, se observa que hay dos tipos de homicidio, el homicidio intencionado castigado con la muerte, y el homicidio fortuito o accidental castigado con el destierro.

Así las cosas, en relación a la muerte de Caín a manos de Abel, cabe la posibilidad de tres hipótesis:

1ª. Que Caín mató a Abel intencionadamente, como expresamente expone el Libro del Pueblo de Dios en el Génesis, castigando su padre Adam con el destierro a Caín, pero inexplicablemente contradiciendo lo que impone la ley, que es la pena de muerte.

2ª. Que Caín mató a Abel accidentalmente, por eso fue castigado con el destierro a la ciudad de Nod (vagabundo), típico castigo que marca la Ley. Véase el libro de Números 35. 11 “encontraran ciudades que les servirán de refugio, donde puedan huir los homicidas que hayan matado involuntariamente”.

3ª. Que nunca hubiera ocurrido este homicidio, sino escrito como una alegoría a dos tipos de vida donde la agricultura y la ganadería se enfrenta por la hegemonía de la tierra fértil o por la tierra del Seño. En palabras de Asimov “El relato brevemente contado de que Caín tuvo celos de Abel y lo mató, puede ser, en parte, el resto de un lamento nómada respecto de los tentáculos omnipresentes de la civilización asentada” (Asimov. I, en Guía de la Biblia A.T).

Después de estas tres hipótesis, opto por la segunda. Caín mato accidentalmente a su hermano. ¿Vosotros, cual elegís?

 

(*) Isaac Llorente Blanco es graduado en criminología por la Universidad de Salamanca, miembro de la Guardia Civil y colaborador de la Sociedad Científica Española de Criminología (SCEC). Publica sus artículos de análisis criminológico en revistas especializadas.

 

2 Comentarios

  1. #es una definición hermosa y aleccionadora ,, gracias por tan bello relato:,-):-*✡️🎶🌠🔱🕉️🎶💙✴️

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here