Dos migrantes insultan, amenazan y se desafían a la Guardia Urbana acabando detenidos

Uno de ellos llegó incluso a amenazar con cometer un atentado a la voz de: «Voy a poner una bomba en Comisaría»

0
migrante Guardia Urbana Badalona
Twitter: Unió mossos per la Constitució
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Efectivos de la Guardia Urbana han detenido este sábado a dos jóvenes migrantes en la playa de Sant Miquel de Barcelona por amenazas y resistencia a agente de la autoridad. Los dos varones se encontraban en la vía pública consumiendo alcohol y sustancias estupefacientes según apuntan fuentes de la Guardia Urbana a Nius.

Los agentes se personaron en el lugar requeridos por viandantes que se quejaban de las molestias ocasionadas. Cuando actuantes les les requirieron la documentación para proceder a su identificación, uno de ellos se encaró alzando la voz al grito: «Dadme vuestros números de placa, os voy a denunciar a todos, todos guapitos y guapitas».

Los agentes intentaron desalojarlos de la playa a lo que se negaron en rotundo y comenzaron los insultos cada vez en un tono más agresivo. «Yo soy un artista y tú eres un desgraciado, igual que tú, tú y tú», dijo uno de ellos encarándose hacia los policías y realizando aspavientos, «soy el mejor, tengo unos cojones que flipas, os voy a denunciar a todos. Estáis para servir al pueblo lo habéis jurado en bandera».

La discusión se tornó más violenta, llegando incluso a amenazar con cometer un atentado a la voz de: “Os quiero matar, voy a poner una bomba en la comisaría”. Su acompañante no dudó en unirse a los insultos e improperios hacia los agentes con palabras tales como: “Sois unos putos mierdas, hijos de puta, maricones, me cago en vuestra puta madre”.

Artículo 556 del Código Penal:

1. Serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses, los que, sin estar comprendidos en el artículo 550, resistieren o desobedecieren gravemente a la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, o al personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

2. Los que faltaren al respeto y consideración debida a la autoridad, en el ejercicio de sus funciones, serán castigados con la pena de multa de uno a tres meses.

El vídeo de la actuación ha sido difundido por la cuenta en Twitter de Unió de Mossos per la Constitució que mostraron la intervención de la Guardia Urbana en la playa y la posterior detención de estos sujetos.

Finalmente, ambos fueron detenidos e introducidos en un coche patrulla. Uno de los agentes se encuentra de baja al sufrir lesiones durante la detención según publica en su artículo Andrea Izquierdo para Nius.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí