Diferencias entre los test rápidos y las PCR

1
- Publicidad -
Comparte ese artículo
Las PCR (del inglés “Reacción en Cadena de la Polimersa”) son unas pruebas que se han venido desarrollando en diferentes crisis sanitarias con enfermedades infecciosas durante años y sus resultados pueden llegar a tardar varias horas.

La finalidad de estas pruebas es detectar la presencia de virus, y las serologías, que buscan los dos tipos de anticuerpos que se generan cuando se ha tenido contacto con el virus, los IgM y los IgG.

Los IgM, a los que podemos llamar «anticuerpos tempranos», por ser los que primero aparecen como reacción a la infección, y los IgG, o «anticuerpos de inmunidad» debido a que su aparición en grandes concentraciones indica que ya se ha generado inmunidad.

Existen dos tipos de serologías, que como hemos dicho, buscan los dos tipos de anticuerpos que se generan cuando se ha tenido contacto con el virus.

Serología cualitativa, conocida como ‘test rápidos’ que sirve para saber si hay anticuerpos IgM y/o IgG.

Serología cuantitativa (por espectrofotometría), que además de determinar la presencia de anticuerpos, aporta indicaciones de la cantidad presente de cada tipo, lo cual es esencial para saber si se ha generado inmunidad suficiente.

Características de las PCR.

Alta especificidad: Diferencia entre microorganismos cercanos evolutivamente.

Alta sensibilidad: Detecta cantidades muy pequeñas de material genético viral.

Prematuro: Lo detecta en las primeras fases respiratorias.

Debido a que el diagnóstico a través de las PCR requiere personal preparado y cualificado, se hacía necesario un método más rápido y sencillo.

Los test rápidos.

Estos test permiten saber en apenas 10 o 15 minutos si una persona está contagiada o no, mientras que las PCR podían tardar varias horas.

Los test rápidos han tardado en utilizarse, debido a que no ha sido posible su desarrollo hasta que se ha contado con un elevado número de pacientes infectados, para poder identificar los anticuerpos.

Los test rápidos utilizan dos métodos:

Sangre: Por medio de una muestra de sangre, permite detectar anticuerpos producidos frente al virus.

Muestra respiratoria: A través de una muestra respiratoria, puede detectar proteínas del virus.

Su funcionamiento es parecido al de los test de embarazo.

Recogida de muestras.

Las muestras para los test PCR se obtienen de la garganta y fosas nasales mediante una torunda o hisopo. Para la serología cualitativa se pincha en la yema del dedo con una lanceta y se lleva a un dispositivo similar a los test de embarazo, mientras que la serología cuantitativa es una extracción de sangre normal, que se analiza en un laboratorio especializado y que puede hacerse a la vez que el reconocimiento médico.

Diferencias.

La principal diferencia entre la PCR y un test rápido es que estos últimos no identifican el ARN (ácido ribonucleico) del virus.

En caso de que en un test rápido salgan positivos los anticuerpos de inmunidad, no se puede saber si son la cantidad suficiente para superar la enfermedad.

Las PCR triplican en precio a los anteriores y no dan información sobre inmunidad.

La serología cuantitativa puede dar información sobre si se ha tenido contacto con la infección y si además se ha superado.

1 COMENTARIO

  1. Creo q lo bueno sería empezar por los rápidos y si dieran positivo, pasar a los otros, pero estos energúmenos del gobierno parece q no quieren ni oír hablar de test. Tanto es así q nos PROHIBEN hacerlos de manera privada, de verdad, Franco era un demócrata al lado de esto. Gobierno de ineptos pseudocomunistas viviendo en casitas con piscina privada.😠😠😠

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí