Diferencias entre agredir a un médico a un policía y a un vigilante

1
7106
Comparte ese artículo
Un paciente agredió el pasado viernes cuando se encontraba en el Hospital Provincial de Pontevedra a un médico, a un policía y a un vigilante de seguridad.

Un acto que, aunque físicamente es el mismo para los tres perjudicados, no tienen las mismas consecuencias penales.

Los hechos ocurrieron la noche del día 24, sobre las 21:00 horas, cuando el médico tuvo que solicitar la presencia de la seguridad del hospital al encontrarse un paciente muy violento.

El hombre al parecer parecía estar bajo los efectos de algún tipo de sustancia estupefaciente.

El vigilante de seguridad junto con el apoyo de la Policía Nacional consiguió reducir al hombre.

Fruto de la intervención, el vigilante de seguridad sufrió lesiones por las que tuvo que cogerse la baja médica.

Algunos de los agentes también resultaron heridos, al igual que el médico.

Ahora bien, el hecho de haber agredido a estas personas, debido a su profesión, se traduce en tres condenas distintas.

Agredir a un médico sale más caro que agredir a un policía o un vigilante.

Médico: Los médicos, al igual que los maestros, son considerados autoridad en el artículo 550 del Código Penal.

Se considerarán actos de atentado los cometidos contra los funcionarios docentes o sanitarios que se hallen en el ejercicio de las funciones propias de su cargo, o con ocasión de ellas.

En este caso, lleva aparejada una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de tres a seis meses.

Policía: Según el mismo artículo 550 del C.P., se considera atentado, los que agredieren o, con intimidación grave a los agentes de la autoridad, cuando se hallen en el ejercicio de las funciones de sus cargos o con ocasión de ellas.

La pena para estos casos es de prisión de seis meses a tres años.

Vigilante de Seguridad: No se considera autoridad, ni agente de la autoridad, si bien en el artículo 554 del Código penal viene recogido que tendrán las mismas penas si la agresión fuera llevada a cabo sobre personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Si no estuvieran bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, estaríamos ante un delito de lesiones, y dependiendo de la gravedad, podría ser un delito leve de lesiones, castigado con multa de uno a tres meses.

1 Comentario

  1. Si en colaboracion con las FF.SS, el Vigilante de Seguridad, tiene caracter de agente de la autoridad en el desempeño de sus funciones , por que sale tan barato agredirle? Eso si , como este tenga una mala o inadecuada intervención , se le hecha el código penal encima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here