Detenidos cinco atracadores de bancos de origen italiano que no dudaban en exhibir armas de fuego en sus golpes

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco integrantes de un grupo criminal itinerante especializado en la comisión de atracos a entidades bancarias.

Los arrestados cambiaban de domicilio y de ciudad constantemente, evidenciando una gran movilidad geográfica por la costa catalana, Alicante, Murcia y Málaga. La investigación ha permitido esclarecer dos atracos, cometidos en los meses de septiembre y octubre en entidades bancarias de Alicante y Murcia, en los que los autores no dudaron en exhibir armas de fuego para intimidar a los empleados y clientes que se encontraban en el interior. El modus operandi utilizado por los arrestados -de origen italiano y con vínculos familiares- ha demostrado alta profesionalidad y especialización, gran experiencia, así como una perfecta coordinación entre sí. Los agentes han realizado tres registros en Barcelona, Orihuela (Alicante) y Marbella (Málaga), en los que han intervenido numerosa ropa y otros elementos utilizados en la ejecución de los atracos, así como 49.000 euros en efectivo en billetes de 50 y 100 euros.

Un atraco frustrado en Alicante y otro consumado en Murcia

La investigación se inició el pasado mes de octubre cuando los agentes tuvieron conocimiento de la comisión de un atraco en una entidad bancaria de Murcia. Los autores del robo exhibieron armas de fuego e intimidaron a los empleados y clientes que se encontraban en el interior, los inmovilizaron con bridas y sustrajeron 344.335 euros. Tras las primeras pesquisas, los investigadores advirtieron que este hecho guardaba relación con otro, de similares características, ocurrido un mes antes en otra sucursal bancaria de Alicante a la que dos individuos accedieron armados con pistolas. Sin embargo, en esa ocasión no pudieron consumar el atraco por la resistencia que empleados y clientes opusieron, logrando detener a uno de los autores.

Analizadas las cámaras de seguridad de la entidad bancaria durante el atraco de Murcia, así como las declaraciones de testigos y víctimas, los agentes comprobaron que hablaban español con acento extranjero, mostrando una actitud serena y logrando controlar a todas las personas del interior del banco con aparente facilidad en un tiempo reducido. Asimismo, constataron que los autores actuaron perfectamente coordinados, demostrando alta profesionalidad y gran experiencia.

Tras varias gestiones policiales, los investigadores obtuvieron los indicios suficientes para vincular los dos hechos, determinando que los autores que del atraco frustrado en Alicante eran los mismos que un mes después consumaron el de Murcia. Se trata de un grupo criminal de origen italiano -concretamente de Nápoles-, especializado en la comisión de robos con violencia a entidades bancarias.

Gran movilidad geográfica por todo el territorio nacional

Con el avance de la investigación, los agentes identificaron a los miembros del grupo criminal. A mediados de noviembre, varios de sus integrantes fueron localizados en Barcelona alojados en distintos hoteles. Las gestiones practicadas determinaron que se encontraban allí con fines turísticos. Pocos días después, los agentes observaron cómo abandonaron la Ciudad Condal para trasladarse a un chalé de la ciudad alicantina de Orihuela, donde se encontraban residiendo.

A principios de diciembre, los agentes localizaron a parte de los miembros del clan familiar en un hotel de la ciudad de Marbella (Málaga). Junto a ellos identificaron a un individuo que guardaba gran parecido físico con uno de los tres autores materiales del atraco de Murcia, resultando ser uno de los hijos del detenido in fraganti durante el atraco cometido en Alicante. Posteriormente, los investigados abandonaron Orihuela para asentarse durante el periodo navideño en otro chalé, esta vez, en una urbanización de Marbella. Los agentes, además, observaron cómo alguno de ellos se desplazó en varias ocasiones a Italia, regresando después a España.

Alto nivel de vida pese a la ausencia de actividad laboral conocida

Las gestiones policiales practicadas constataron el alto nivel de vida que tenían los miembros del grupo criminal, no pudiéndose justificar con actividad laboral alguna. En este sentido, se apreciaron numerosos viajes, asiduidad a restaurantes, alquiler de vehículos y alojamientos en hoteles de diferentes ciudades españolas, así como alquiler de chalés en zonas de costa por los que podían llegar a pagar cantidades superiores a los 2.000 euros mensuales. Todo ello, sin que se pueda atribuir oficio o profesión alguna a ninguno de sus integrantes, que se lo estarían permitiendo gracias a la elevada suma de dinero obtenido en el atraco realizado en Murcia.

Pasadas las navidades, tras reunir todos los indicios necesarios y observar cómo los investigados volvían a instalarse de nuevo en la zona costera de Orihuela, se llevó a cabo la explotación de la operación. Concretamente, a mediados de enero, los agentes constataron que uno de los vehículos alquilados que utilizaban inició un viaje hacia Valencia, y de ahí a Barcelona. Una de las mujeres del clan (que ya había viajado a Italia anteriormente) intentó embarcar en el Puerto de Barcelona, si bien no pudo hacerlo por no disponer de la prueba negativa de covid pertinente, motivo por el que tuvo que alojarse en un hotel de la Ciudad Condal. Ante la posibilidad de que esta persona abandonara el territorio nacional, las actuaciones policiales se precipitaron y, finalmente, detuvieron a uno de los miembros del grupo criminal en Barcelona, a otro en Orihuela, y a tres más en un peaje de la AP-7 a la altura de Cartagena.

Los agentes realizaron tres registros en Orihuela (Alicante), Barcelona y Marbella (Málaga), fruto de los cuales intervinieron numerosa ropa y otros accesorios utilizados en la comisión de los atracos – tales como gafas, gorras, bolsos o guantes-, documentación falsificada, y más de 49.000 euros en billetes de 50 y 100 euros. Concretamente, en el domicilio de Orihuela se localizaron 47.000 euros en un canapé cerrado con llave, dentro de una bolsa de basura, en paquetes de 100 billetes, tal y como estaban organizados en la entidad bancaria donde los sustrajeron.

Antecedentes en España, Italia y Bélgica

A los cinco detenidos les constan antecedentes por atracos y otros delitos contra el patrimonio en España, Italia y Bélgica. Además, uno de ellos –al que se le imputa la participación en los dos atracos- utilizaba documentación italiana falsificada. Gracias a los canales de cooperación policial internacional, los agentes comprobaron su verdadera identidad y averiguaron que se trataba de una persona con antecedentes en Italia desde finales de los años 70 y, además, se encontraba buscado en ese país por haber cometido diversos delitos contra las personas y la propiedad (entre ellos homicidio, robo, tenencia ilícita de armas, lesiones o secuestro). Este individuo había sido condenado por la justicia italiana a 14 años de prisión en relación con los delitos de robo, secuestro y asociación para delinquir.

Dos de los autores materiales de los atracos han ingresado en prisión por orden judicial, si bien continúan las gestiones para tratar de localizar a un sexto integrante del grupo criminal, y autor material del atraco de Murcia, pendiente de detener.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí