Detenido un hombre en Almería por cometer más de 40 delitos de abusos sexuales a menores

El detenido, de 54 años, se hacía pasar en las redes sociales por un joven con edad similar a la de sus víctimas, de los 11 a los 16 años

1
- Publicidad -
Comparte ese artículo
Contactó con más de 40 menores de varias provincias, y llegó a tener encuentros con alguna de las menores a las que ofrecía dinero y regalos a cambio de relaciones sexuales

En el marco de la operación Berpaidos, la Guardia Civil ha detenido en Almería a un hombre de 54 años por cometer hasta 40 delitos de abusos sexuales a menores de edad, prostitución y explotación sexual de menores, corrupción de menores y provocación sexual.

La investigación comenzó en 2020 cuando la Guardia Civil tiene conocimiento de que una persona contacta, a través de diferentes redes sociales, con menores a las que ofrece, de forma compulsiva, dinero, regalos y promesas a cambio de contenido de carácter sexual.

Los agentes identifican los dispositivos informáticos utilizados para contactar con las menores, de manera que les permite localizar al autor. Además, los identificadores localizan a más de 40 víctimas y verifican cómo  el autor se hace pasa por un joven para embaucarlas a cambio de regalos, dinero y promesas a para que le faciliten material pornográfico.

El detenido capta a las menores a través de diferentes redes sociales y  haciéndose pasar por un joven de edad similar a la víctima, consigue sus números de teléfono. Posteriormente, y de forma compulsiva, envía mensajes y vídeos de contenido sexual y ofrece dinero, recargas de teléfono, golosinas e incluso alcohol y drogas para ganarse su confianza con la finalidad de mantener relaciones sexuales o que las menores le envíen imágenes y videos íntimos de carácter sexual.

Las diligencias instruidas junto al detenido se ponen a disposición del Juzgado de Instrucción Nº5 de Almería.

El  “grooming”, “Chil grooming”, “online grooming” es considerado un engaño pederasta, en el que el adulto busca crear amistad con el menor, para que acceda a sus insinuaciones o pretensiones. Se trata de una forma de acoso, que implica a un adulto que se pone en contacto con un/a menor, con el fin de ganarse poco a poco su confianza para luego involucrarle en una actividad sexual.

Es una práctica en la que se advierten diferentes niveles de interacción y peligro, desde hablar de sexo y conseguir material íntimo  a llegar a mantener un encuentro sexual físico.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí