Desconsideración y menosprecio del Gobierno a policías y guardias civiles que no fueron invitados a la destrucción de las armas de ETA y GRAPO

El menosprecio es aún más flagrante al haber tenido lugar en dependencias policiales (acuartelamiento GC de Valdemoro)

0
Comparte ese artículo
Grave desconsideración a las asociaciones de la Guardia Civil y sindicatos de la Policía Nacional, que no fueron invitadas al acto de destrucción de armas del terrorismo.

Desde la asociación de la Guardia Civil, AUGC, y el sindicato de Policía Nacional, SUP, ponen de manifiesto que ninguna otra asociación profesional de la Guardia Civil ni sindicatos de la Policía Nacional  no parecieron merecer el aprecio suficiente por parte del Gobierno y Ministerio del Interior para ser invitados al acto que tuvo lugar ayer jueves en el cuartel de Valdemoro, y en que se escenificó la destrucción de armas incautadas a ETA y
otras bandas terroristas en las últimas décadas.

En un comunicado público recuerdan que, muchas de esas armas, sirvieron para sentenciar a muerte centenares de vidas de guardias civiles y policías nacionales, ellos, siempre han estado al lado de los guardias civiles o sus familiares víctimas, ejerciendo la acusación popular o en el caso de la Policía Nacional, han llevado la representación de los 186 policías nacionales que han sido asesinados con aquellas mismas armas que fueron el jueves exhibidas con más interés político que de reparación moral de aquellos que han estado en primera línea durante los años de plomo.

Muchos de los representantes de los agentes han sido objeto de seguimiento por parte de los etarras y en donde, en ocasiones, se han visto obligados a contar con servicios de escolta o sufrir en primera persona los señalamientos de la banda terrorista.

“Resulta indignante, e incluso descorazonador, que en un acto tan cargado de simbolismo como el de ayer, y al que sí fueron invitadas distintas asociaciones de víctimas del terrorismo, fueran ignorados los legítimos representantes de los trabajadores de la seguridad pública, a los que tanto dolor infligieron las armas que han sido destruidas y los asesinos que las empuñaron”.

“Una vez más, se demuestra que para el Gobierno y el Ministerio del Interior las asociaciones profesionales y los sindicatos policiales, no merecen el respeto, ni la atenta consideración, de quienes hemos velado por el cumplimiento de la legalidad en los momentos más difíciles y que este acto pretende ser una escenificación política alejada de la memoria de los policías y guardias civiles asesinados”.

“Creemos que ayer se perdió una magnífica oportunidad de haber reconocido el trabajo, no exento, como decíamos, de riesgo y sacrificio, llevado a cabo por SUP y AUGC para defender a los agentes víctimas del terrorismo. Nosotros, a ellas, sí las tenemos siempre presentes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí