Denuncian irregularidades en la unidad GRS de la Guardia Civil de Madrid

IGC denuncia que continúan las irregularidades laborales en el GRS de Madrid

0
Comparte ese artículo
Independientes de la Guardia Civil (IGC), denunciaba en noviembre de 2018, que los efectivos del GRS de Madrid, veían como le denegaban los permisos de navidad de manera sistemática a modo “Porque lo digo yo”, no pudiendo disfrutarlos muchos de sus agentes, hasta el 14 de enero de 2019.
Lo mismo sucedió nuevamente durante la Semana Santa del 2019, al ver restringidos sus derechos, al ser denegados los días libres durante las fechas claves de dicho permiso de Semana Santa.
En mayo de 2021, 88 efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Madrid se dedicaban a ensayar para un desfile, en plena avalancha de inmigrantes en Ceuta, lo que provocó que se modificaran servicios y anularan los descansos a otros Guardias Civiles, con el consiguiente trastorno para ellos y sus familias.
Una vez más, IGC ha tenido conocimiento de la existencia de diversas irregularidades laborales en el Grupo de Reserva y Seguridad número Uno de Madrid.
                                                            
La Agrupación de Reserva y Seguridad es la principal Unidad de Reserva de la Guardia Civil, especialmente concebida, preparada y organizada para cumplir su misión específica de prevención, mantenimiento y, en su caso, establecimiento de la seguridad pública.
                              

Como Unidad de Reserva posee y puede adquirir diversas capacidades para su empleo temporal en beneficio de la acción de otras unidades, resultando idónea para prestar colaboración en casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública e igualmente para realizar o colaborar en el desarrollo de las misiones internacionales que le asignen.

Dichas misión específica se desarrolla en los siguientes cometidos fundamentales:

  • Garantizar el orden y la seguridad en grandes concentraciones de masas.
  • Realizar o colaborar en la protección y seguridad de latas personalidades.
  • Reforzar los servicios de las Unidades territoriales.

Pero todas estas funciones no pueden ser llevadas a cabo de una manera profesional, sin unas adecuadas condiciones laborales, las cuales no se están dando en la actualidad, sino que por parte de la Dirección General de la Guardia Civil, se están permitiendo la vulneración de diversos derechos laborales de los efectivos del GRS nº1 de Madrid, como son:

– Dotación con chalecos antibalas o balísticos caducados.  Los chalecos antibalas o balísticos se fabrican con materiales sintéticos a partir de tratamientos químicos, para incrementar su densidad. Este grado de densidad, no se puede garantizar a perpetuidad dado que tienden SIEMPRE a volver a su estado normal, conllevando una pérdida del nivel de protección de parada de proyectiles o demás amenazas para los que hayan sido diseñados, con el consiguiente riesgos para la integridad física de los efectivos que los porten, así como de las ciudadano que trataran de auxiliar en una intervención.

– Anulación de vacaciones concedidas pasado mes de agosto de 2021, con ocasión del viaje del Presidente de Gobierno a Lanzarote, debiendo para ello modificar servicios y anular descansos y vacaciones concedidas con el consiguiente trastorno para los Guardias Civiles y sus familias. Todo ello por negarse la Dirección General de la Guardia Civil a enviar el correspondiente relevo, tras verse ampliada la duración prevista de la comisión, pese a haber personal de reserva en su base, preparado para salir.

– Inobservancia de la Orden General número 11, dada en Madrid a 23 de diciembre de 2014, por la que se determinan los regímenes de prestación del servicio, y la jornada y horario del personal de la Guardia Civil, de su sección 2ª del tiempo de servicio.

– Servicios semanales interminables, llegando a computar semanas de 50 y 56 horas laborales, cuando su jornada semanal de referencia es de 40 horas.

Vulneración del régimen de descansos, regulado en la Sección 2ª de la Orden General número 11, dada en Madrid a 23 de diciembre de 2014, por la que se determinan los regímenes de prestación del servicio, y la jornada y horario del personal de la Guardia Civil.

– Descansos entre servicios de cinco horas o menos, con el consiguiente riesgo para una óptima ejecución del nuevo servicio, ante la falta del descanso necesario, poniendo en riesgo la integridad propia,  compañeros y ciudadanos.

– Servicios de “tripletes”, con el consiguiente incumplimiento de la normativa de descansos entre servicios de 11 horas con carácter general.

Modificaciones constantes y diarias de los servicios nombrados, no permitiendo una vez más la necesaria conciliación familiar-laboral. Recordando que Orden General número 11, dada en Madrid a 23 de diciembre de 2014, por la que se determinan los regímenes de prestación del servicio, y la jornada y horario del personal de la Guardia Civil establecer que los jefes de unidad o centro nombrarán el servicio que deba prestarse diariamente, dándole a conocer a las 14:00 horas de dos días anteriores al que deba prestarse.

– Plan de Adiestramiento Básico (PAB), realizadas al mismo tiempo por al menos un centenar de efectivos de manera presencial en instalaciones de dicha Unidad, lo que a juicio de esta Asociación pone innecesariamente en riesgo la salud, de sus integrantes y familias.

Desde IGC se preguntan si “carece de sentido el tener una normativa, en vigor, reguladora, si no se le da debido y estricto cumplimiento“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí