Denuncian el lamentable estado de las instalaciones del servicio cinológico de la Guardia Civil en El Pardo

Los recintos donde se guardan los animales presentan un estado de abandono ante la supuesta falta de presupuesto para mantenimiento.

0
- Publicidad -
depol-academia-policia-oposicion-h50
Comparte ese artículo

AUGC Madrid ha denunciado el deplorable estado que presentan las instalaciones de la Unidad Central del Servicio Cinológico de la Guardia Civil en El Pardo. La asociación ha difundido imágenes sobre el deplorable estado del lugar calificándolo como “semiabandonado”.

Así son las instalaciones donde residen los héroes de cuatro patas que prestaron servicio en casos tan relevantes como los del rescate del cuerpo del pequeño Julen, crimen de Diana Quer o el de Gabriel Cruz.

Según precisa AUGC, estos recintos carecen en muchas zonas de techado y sufren una patente falta de limpieza y mantenimiento. Los perros en plena ola de sol  están al intemperie, mientras que el almacén tiene unas buenas chapas para guardar los escombros. “Es necesario urgentemente el invertir en las instalaciones para que los perros estén en las condiciones idóneas para  poder desempeñar su labor”, reivindican haciendo un llamamiento a una reforma urgente del lugar.

Parece ser que la razón de este deplorable estado de las instalaciones apunta a una supuesta falta de presupuesto. Sin embargo, podría deberse a una nefasta administración y distribución las partidas presupuestarias que deriva en un escenario impropio de un cuerpo de seguridad pública como la Guardia Civil.

Este abandono contrasta con los derroches que cada año se llevan a cabo en desfiles y otros oropeles. Mientras tanto, los agentes carecen de materiales o vehículos en condiciones o, en este caso, de unas instalaciones dignas donde puedan descansar los animales. “Está muy bien hacer homenajes a perros fallecidos, pero ellos lo agradecerían más si ese dinero se invirtiese en vida para tener unas instalaciones dignas”, denuncian los representantes de los agentes.

La denuncia sobre las deplorables instalaciones contrasta radicalmente con la imagen que la institución trata de dar a través de su política de comunicación donde es frecuente observar como se recurre a las redes sociales para difundir contenido con animales y agentes “inmaculados” que posan para las cámaras, hacen selfies y graban vídeos para TikTok.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí