¿Cómo se protegen tus pagos con el móvil?

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo
Cuando realizas pagos con el móvil se emplea una tecnología que permite que los datos de tu tarjeta se transmitan “disfrazados” para evitar problemas de seguridad

Esta tecnología se denomina tokenizacióny está detrás de las soluciones de pago móvil que ofrecen los bancos, bien a través de sus apps wallets propias o de los fabricantes de los dispositivos móviles (Samsung Pay, Google Pay, Apple Pay, etc.).

Según informan desde el Banco de España, Tokenizar consiste en sustituir un dato sensible por uno que no lo es, esto es, que por sí solo carece de significado o utilidad. Así, obtenemos lo que se denomina token, algo así como la ficha que insertas en el carrito de la compra simulando una moneda de verdad.

Aplicado a los pagos, permite transformar los datos de tu tarjeta (número, fecha de caducidad, CVV) en un código aleatorio y único para que, durante la transacción, los datos reales estén totalmente protegidos. Así, en caso de ser interceptados, no pueden ser descifrados y usados con fines ilegítimos, ya que solo pueden usarse dentro del sistema para el que se han generado.

¿Cómo funciona en detalle?

Una vez que hayas introducido los datos verdaderos de tu tarjeta en la app de pagos o wallet de tu banco, todas las comunicaciones entre el comercio y el usuario se realizan con el token. Este se comunica al proveedor de pagos y, dentro de su ecosistema seguro, pueden identificar y asociar los datos del cliente con este código, proceso que se conoce como destokenizar. Además, simultáneamente, como en cualquier operación de pago, verifica que dispone de fondos y autoriza la transacción.

¿Cuál es su principal ventaja?

Permite evitar que los datos de los pagos caigan en malas manos. Así, los comercios almacenan menos información confidencial de los clientes y se benefician de otras medidas de seguridad complementarias, como el cifrado y la encriptación. Además, solo funcionan en el servicio de pago para el que se hayan configurado, impidiendo su uso por terceros en otros entornos digitales.

En definitiva, se trata de añadir una capa adicional de seguridad a las compras, que se suma a los estrictos requisitos de autenticación reforzada. Aunque recuerda que no permite detectar si la operación subyacente es un fraude o una estafa.

Todo esto sucede en menos de un segundo sin que te des cuenta cuando compras on-line o en una tienda física. Conocer todo lo que hay detrás cuando usamos nuestros medios de pago nos permite un mayor control y tranquilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí