Así es como debe afrontar el dolor de una pérdida de un ser querido

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo
El duelo es el estado de pérdida cuando alguien cercano a un individuo ha muerto. La muerte de un ser querido es uno de los mayores dolores que pueden ocurrir en la vida. Las respuestas de las personas al dolor variarán según las circunstancias de la muerte, pero el dolor es una respuesta normal y saludable a la pérdida. Los sentimientos de duelo también pueden acompañar a otras pérdidas, como el deterioro de la propia salud o la salud de una persona cercana, o el final de una relación importante. Si usted o alguien que conoce tiene dificultades para afrontar una pérdida, es importante buscar ayuda profesional.
Síntomas del duelo

Se puede experimentar una amplia y confusa gama de emociones después de una pérdida.

Las personas en duelo pueden experimentar episodios de llanto, problemas para dormir, cambios en el apetito o falta de productividad en el trabajo. Al principio, puede resultar difícil aceptar que la pérdida haya ocurrido realmente. También pueden surgir sentimientos de ira. La ira puede estar dirigida hacia los médicos y enfermeras, Dios, otros seres queridos, uno mismo o incluso la persona que ha fallecido. La persona en duelo puede experimentar sentimientos de culpa, con sentimientos como “Debería haber …”, “Podría haber …” o “Ojalá hubiera …” Las emociones pueden ser muy intensas y la persona en duelo puede tener cambios de humor. Todas estas son reacciones normales a la pérdida.

La recuperación no ocurre en un período de tiempo determinado. En el duelo normal, los síntomas ocurrirán con menos frecuencia y se sentirán menos severos con el paso del tiempo. Para la mayoría de las personas en duelo que tienen un duelo normal, los síntomas disminuyen entre seis meses y dos años después de la pérdida.

Causas principales del duelo

La reacción a la pérdida estará, en parte, influenciada por las circunstancias que la rodean y la relación de uno con el fallecido.

  • Perder a un miembro de la familia

La pérdida de una pareja o cónyuge a largo plazo puede ser un desafío especial. La pareja sobreviviente puede tener que lidiar con una multitud de decisiones relacionadas con los arreglos del funeral, las finanzas y más, en lo que se siente como el peor momento posible para tener que lidiar con tales asuntos. Es posible que la pareja en duelo también tenga que explicar la muerte a los niños y ayudarlos a superar su dolor.

La muerte de un hijo, independientemente de la causa de la muerte o la edad del niño, es un evento emocionalmente devastador que puede abrumar a los padres. Como explica Mental Health America, “la muerte de un niño despierta una abrumadora sensación de injusticia, por el potencial perdido, los sueños incumplidos y el sufrimiento sin sentido. Los padres pueden incluso sentirse responsables de la muerte del niño. También pueden sentir que han perdido una parte vital de su propia identidad “.

La muerte de una madre o un padre puede tener un impacto profundo sin importar la edad que tenga una persona cuando ocurra. Es natural sentirse consumido por una combinación de dolor, miedo y profunda tristeza ante una pérdida tan significativa. Los detalles de cómo uno entra en periodo de duelo dependen de una serie de factores personales, incluida la relación de uno con el padre, las creencias religiosas, la experiencia previa con la muerte y si uno cree o no que es “hora” de que el padre muera. La pérdida de un padre también puede significar la pérdida de un amigo, consejero y consejero de toda la vida. Por lo tanto, la persona en duelo puede sentirse repentinamente muy sola, incluso con el apoyo de otros familiares y amigos.

  • La pérdida por suicidio

Un suicidio puede producir un dolor intenso en padres, parejas, hijos, hermanos, parientes, amigos y otras personas. Enfrentar el duelo después de un suicidio puede ser más difícil que lidiar con otras pérdidas debido a los sentimientos de vergüenza, culpa y rechazo que a menudo se experimentan. El estigma que todavía acompaña a las muertes por suicidio en muchas culturas puede aumentar la sensación de aislamiento y vulnerabilidad de la persona en duelo.

  • La muerte de una mascota

Los animales brindan compañía, aceptación y apoyo emocional. Entonces, cuando muere una mascota querida, no es inusual sentirse abrumado por la intensidad del dolor. A otras personas les puede resultar difícil entender tal reacción a lo que pueden ver como la pérdida de “solo” una mascota y, por lo tanto, pueden ser menos comprensivos con este dolor. Sin embargo, la pérdida es significativa y uno debe darse permiso para llorar.

  • Duelo anticipado

Cuando se espera la muerte de alguien, las personas cercanas a esa persona pueden experimentar un dolor anticipado. “Como el duelo que ocurre después de la muerte de un ser querido”, “el duelo anticipatorio involucra respuestas mentales, emocionales, culturales y sociales”. Puede incluir síntomas de depresión, mayor preocupación por la persona moribunda y preparación emocional para la muerte.

Tratamiento para el duelo

El duelo es doloroso y agotador. Por lo tanto, a veces parece más fácil evitar confrontar estos sentimientos. Pero trabajar a través del dolor y permitirse expresar esos sentimientos puede ayudar a la persona en duelo a recuperarse.

Si bien un médico de familia a menudo puede ayudar, el asesoramiento o la terapia de duelo pueden ser apropiados. La consejería, que puede ocurrir en entornos individuales con un profesional o en un contexto grupal, puede ayudar a alguien que experimenta un duelo normal a superar el proceso, por ejemplo, identificando las emociones conectadas con la pérdida, ayudando a las personas en duelo a ser capaces de vivir de forma independiente e iluminar las formas de afrontar la pérdida de la persona en duelo.

Si los síntomas del duelo duran mucho más de lo habitual —o, por el contrario, si uno tiene pocos o ninguno de esos síntomas— el afligido puede estar experimentando lo que se ha denominado “duelo complicado”. La psicoterapia puede resultar beneficiosa en tales casos.

Existe evidencia de que la terapia cognitivo-conductual (TCC) y el tratamiento de duelo complicado (CGT) pueden ser útiles para quienes experimentan un duelo complicado. La TCC, que se centra en cambiar los patrones de pensamiento de los pacientes para cambiar sus respuestas a situaciones difíciles, se aplica a una amplia gama de problemas de salud mental. CGT implica establecer metas de recuperación, discutir la muerte y hacer planes para el futuro.

Aceptar los sentimientos normales que acompañan a la pérdida; cuidar la propia salud y comer bien; y celebrar la vida de la persona fallecida.

Referencias:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí