5 consejos para conducir en el extranjero sin quebrantar la ley

0
carne-conducir-internacional-viaje-coche-h50
- Publicidad -
depol-academia-policia-h50
Comparte ese artículo

En cuanto tienes un viaje programado al extranjero surgen muchas dudas, más si lo realizas en coche. Antes de que llegue el momento tan esperado, es inevitable pensar en recopilar la máxima cantidad de información de guías, blogs, foros e incluso influencers sobre lugares a dónde ir, dónde comer o qué hacer. Todo ello constituye una puesta en escena que descuida ciertos factores clave como es nuestra seguridad y responsabilidad legal a la hora de conducir en otro país y hacerlo con máximas garantías.

Cuando planeamos circular en coche en el extranjero, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones. Una buena planificación previa para llevar todo en regla evitará cualquier tipo de imprevisto indeseado. Es por ello que te facilitamos estos cinco consejos para tenerlo todo en orden garantizando tu tranquilidad.

  1. Documentación requerida

La obtención del carnet de conducir internacional es fundamental si vas a conducir fuera de la Unión Europea, Espacio Económico Europeo (Noruega, Islandia y Liechtenstein) o de países con los que existe un tratado bilateral en materia de circulación y transporte. Este documento te habilita para pilotar un vehículo en las mencionadas zonas y tiene una validez de un año. Su tramitación puede realizarse tanto online como presencial y para su expedición es necesario disponer de certificado digital o directamente rellenar la solicitud según la modalidad.

Por otro lado, con tu permiso español puedes circular en determinados países sin necesidad de iniciar dicho trámite como los que pertenecen a la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo, así como países con los que España tiene tratados bilaterales. Sin embargo, se recomienda preguntar en el consulado u oficina de turismo del país que vayas a visitar si existe convenio o si es necesario obtener el permiso internacional.

2. Límites de velocidad

Es importante no generalizar sobre velocidades máximas y mínimas incluso ya que cada país tiene su propia legislación al respecto. Para ello es de vital importancia que nos informemos sobre dichos límites en vías urbanas e interurbanas evitando así ser sancionados. Así pues, en países como Alemania o Austria el máximo se establece en 130km/h para circular por autovías mientras que Noruega y Chipre ordenan poner el freno para no sobrepasar los 100 km/h.

La velocidad genérica para transitar en la vías está experimentando un proceso de tendencia a la baja, ya sea por evitar accidentes o por conciencia medioambiental. Precisamente, en este mundo tan cambiante como inestable se recomienda consultar este extremos antes de emprender un viaje.

3. Seguro

En el caso de realizar la conducción con un vehículo de renting, es importante revisar con compañía con la que firmemos el contrato de alquiler el seguro que nos ofrece. Este tipo de pólizas suelen estar adaptadas a la normativa vigente de cada país y por norma general suelen ofrecer unas buenas condiciones.

Si el viaje lo emprendemos con nuestro propio vehículo hay que tener en cuenta que el seguro obligatorio nos habilita para conducir por los estados de la Unión Europea, Noruega, Andorra Suiza, Liechtenstein, Islandia y Serbia. Pero eso no exime de consultar con nuestra compañía aseguradora la validez del contrato fuera de España.

4. Normas de circulación

Al encontrarnos en un país donde no estamos habituados a conducir es recomendable extremar la atención en la carreta e informarse previamente sobre la normativa de tráfico en dicho lugar y las señalización en carretera. Por norma general, prestaremos atención a los límites de velocidad y tasas de alcoholemia aunque siempre priorice mantener la tasa 0% para nuestra seguridad y la de los demás. Es recomendable realizar una navegación online previa al viaje mediante Google Maps para adaptarnos al sistema se señalización.

5. Estado del vehículo

En el caso de vehículo propio es básico realizar una completa revisión antes de partir de viaje. Nos encontramos en una situación en la que previsiblemente vamos a recorrer varios kilómetros y donde cualquier tipo de imprevisto se puede evitar haciendo una correcta puesta a punto de nuestro coche.

Aceite, neumáticos, anticongelante, luces o líquido de frenos son unos cuantos puntos a tener en cuenta a largo plazo y que uno mismo puede comprobar a simple vista. Este tipo de revisión visual también se debe realizar a un vehículo de alquiler y exigir un adecuado estado del mismo para garantizar nuestra seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí