14 de enero: Asesinado un Guardia Civil, un Policía Nacional y un miembro de ETA

2
- Publicidad -
top-ad-depol-h50-red
Comparte ese artículo
Francisco Moya Jiménez (Guardia Civil), José Luis Oliva Hernández (miembro de ETA) y José Anseán Castro (Policía Nacional) fueron asesinado un 14 de enero

El 14 de enero de 1980, sobre las tres de la tarde, el guardia civil Francisco Moya Jiménez, era tiroteado en Elorrio (Vizcaya), a menos de 500 metros de la casa cuartel.

Los terroristas se bajaron de un vehículo que habían robado previamente y a cara descubierta mataron a tiros a Francisco, el cual recibió 14 impactos de bala, lo que le produjo la muerte en el acto.

Su mujer se encontró el cuerpo de Francisco tendido en el suelo, muerto y rodeado de un gran charco de sangre.

Francisco Moya Jiménez, tenía 42 años en el momento de su asesinato, nacido en la localidad de Alcaudete (Jaén). Estaba casado y tenía tres hijos.

El 14 de enero de 1992, a las 07:30 horas, era asesinado el policía nacional José Anseán Castro.

José iba acompañado de su mujer a coger el autobús, dado que, en esas fechas, como medidas de autoprotección tenían órdenes de utilizar el transporte público y no sus vehículos particulares.

El autobús le llevaría hasta el cuarte de la Policía Nacional de Basauri, donde trabajaba en la unidad polivalente del Cuerpo Nacional de Policía de Bilbao.

En ese momento, se bajaron de un taxi robado, dos personas que acribillaron a disparos a José, acabando con su vida.

José Anseán Castro, de 38 años, era natural de Lugo, estaba casado y tenía un hijo de 14 años.

Un supuesto miembro de ETA asesinado por ETA

El 14 de enero de 1981, era asesinado en Sodupe (Vizcaya) José Luís Oliva Hernández, supuesto miembro del grupo Orbaiceta de ETA.

La propia banda terrorista puso fin a su vida tras, supuestamente, haberse gastado el dinero de un atraco.

La forma de asesinarle fue haciéndole subir a un vehículo, con el pretexto de que iban a buscar armas. Acto seguido le dispararon en la nuca, muriendo en el acto.

ETA reivindicó el asesinato, acusándolo de ser un “infiltrado”.

José Luis Oliva Hernández tenía 31 años, estaba casado y era de Santander.

2 COMENTARIOS

  1. Está bien que todo esto empiecen a conocerlo los jóvenes que hoy ven en el congreso a Bildu sin saber que pertenecen a la banda de asesinos que hoy campana por nuestras calles …y reciben (de manos traidoras) el dinero que nos roban a la gente de buen……

  2. Q.D.E.P
    Mi más sentido pésame a los familiares amigos y compañeros de los dos asesinados Francisco Moya G.C.y José Ansean .P.N.
    NI OLVIDO NI PERDONO
    LA MUERTE NO ES EL FINAL 🇪🇦🇪🇦🇪🇦🇪🇦
    VIVA LA POLICÍA NACIONAL 🇪🇦🇪🇦🇪🇦🇪🇦
    VIVA LA GUARDIA CIVIL 🇪🇦🇪🇦🇪🇦🇪🇦🇪🇦🇪🇦

    Que la Sangre de las Dos víctimas no les dejen vivir ni de día ni de noche a los asesinos terroristas de Eta y sus Jaleadores

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí